Trayectoria de Bazar Canarias

Bazar Canarias nace hace 36 años, en el año 1.982, en un pequeño local en la calle Prolongación de Guevara, 10 (¿se acuerdan, “junto al Caracol”?).

El nombre se debe a que era una época en que casi todos viajábamos a Canarias a comprar productos electrónicos y de otro tipo, a un precio más asequible que en la Península.

Un pequeño grupo de familiares (hermanos y cuñados), nos propusimos traer esos productos al público de Cantabria, poniéndonos en contacto con importadores directos nacionales, que por aquella época eran, en su mayoría hindúes. Al principio, nuestros artículos en las tiendas eran, fundamentalmente, de tres tipos: electrónicos (bolígrafos con reloj, radio-cassettes, autorradios, calculadoras, etc.), relojes (de pulsera, pared, despertadores…. ¿quién no ha cambiado la pila al reloj en el Bazar Canarias?), y de regalo (posavasos de bambú, mantelerías, juegos de porcelana, relojes de bronce con candelabros, el famoso cubo de Rubik, los Tamagotchis, etc.)

A lo largo de estos años, hemos ido evolucionando en función de lo que nos demandaban los cambios tecnológicos: Del cassette, pasamos al Radio-cassette, de éste a la mini cadena, nació el Walkman, después el CD con sus reproductores, los DVD’s, etc., para reconvertirnos todos al mundo digital de los MP3, MP4 y sucesivos, terminando por escuchar la música en el móvil con la tecnología Bluetooth.

Igualmente sucedió con el mundo del Videojuego. Empezamos por vender “ordenadores” (así denominábamos a esos trastos con menos memoria que cualquier PEN de hoy en día), como los Commodore y Spectrum, luego las primeras consolas Atari con sus comecocos y, tras ellas, la revolución y guerra de las grandes multinacionales japonesas, Sega, Nintendo, Sony-Playstation, y la americana Microsoft, con sus Xbox.

Bazar Canarias img

Hacia el año 1993-1994, comenzó la implantación de la telefonía móvil, y rápidamente apostamos por ella. Fuimos el primer Distribuidor de Telefónica Móviles en Santander, comercializando sus teléfonos y Altas de contrato de Moviline, que luego se transformó en el gran monstruo que hoy en día es Movistar.

En definitiva, hemos intentado durante todos estos años, traer a Cantabria todas las novedades que el mercado tecnológico iba descubriendo, con la política de prestar una buena atención a nuestros clientes, y darles un buen servicio, intentando siempre que el precio fuese, cuando menos, competitivo.

Superamos la crisis del año 92 reconvirtiendo las tiendas que entonces teníamos y situándolas en primera línea comercial. Intentamos superar la del 2008, con la remodelación de nuestra página web, de la mano de alguien que sabe mucho de esto: Alvaro Galán on-line, ya que tenemos claro que el futuro pasa por acercarnos todavía más a nuestros clientes a través de internet y continuar dándoles el servicio que esperan de nosotros. Ahora es momento de continuar adaptándonos, como llevamos haciendo desde hace más de 3 décadas, al comercio electrónico, iniciando esta nueva etapa de ventas online, sin perder nuestra esencia de comercio local, manteniendo el contacto y cercanía con nuestros clientes.